El Evangelio del Día

Santo del día

San Félix de Nola

Título litúrgico

Viernes de la trigésima segunda semana del Tiempo Ordinario

Evangelio según San Lucas 17,26-37.

Jesús dijo a sus discípulos:
"En los días del Hijo del hombre sucederá como en tiempos de Noé.
La gente comía, bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca y llegó el diluvio, que los hizo morir a todos.
Sucederá como en tiempos de Lot: se comía y se bebía, se compraba y se vendía, se plantaba y se construía.
Pero el día en que Lot salió de Sodoma, cayó del cielo una lluvia de fuego y de azufre que los hizo morir a todos.
Lo mismo sucederá el Día en que se manifieste el Hijo del hombre.
En ese Día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en la casa, no baje a buscarlas. Igualmente, el que esté en el campo, no vuelva atrás.
Acuérdense de la mujer de Lot.
El que trate de salvar su vida, la perderá; y el que la pierda, la conservará.
Les aseguro que en esa noche, de dos hombres que estén comiendo juntos, uno será llevado y el otro dejado;
de dos mujeres que estén moliendo juntas, una será llevada y la otra dejada".
Entonces le preguntaron: «¿Dónde sucederá esto, Señor?»
Jesús les respondió: "Donde esté el cadáver, se juntarán los buitres".


Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.
Para recibir cada mañana el Evangelio por correo electrónico, registrarse: evangeliodeldia.org

Oración por el XIX Capitulo General

Dios, Uno y Trino, confiando en la intercesión de la 
Inmaculada Virgen María, de nuestra Fundadora la Madre
Eufrasia, de la Beata María Pierina y de tantas Hermanas que
han entregado su vida al servicio de la Iglesia y de nuestra
Congregación, te encomendamos
el próximo Capítulo General
Electivo.
Que el Espíritu Santo sea luz y guía, para que este
acontecimiento eclesial reavive la ardiente llama
de su hermoso
carisma mariano.
Pedimos la gracia de que la familia religiosa de las Hijas
de la Inmaculada Concepción encuentre siempre su fuerza en
María Santísima, proclame a Jesús como su mayor Amor, se
entregue con renovado entusiasmo y fraterna unidad por la
gloria de Dios y el bien de los hermanos. Amén.

Rezando voy

Oramos con el Papa Francisco