El Evangelio del Día

Santo del día

San Sátiro de Milán

Título litúrgico

Martes de la vigésima cuarta semana del Tiempo Ordinario

Evangelio según San Lucas 7,11-17.

Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud.
Justamente cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, llevaban a enterrar al hijo único de una mujer viuda, y mucha gente del lugar la acompañaba.
Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: "No llores".
Después se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron y Jesús dijo: "Joven, yo te lo ordeno, levántate".
El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre.
Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: "Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo".
El rumor de lo que Jesús acababa de hacer se difundió por toda la Judea y en toda la región vecina.


Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.
Para recibir cada mañana el Evangelio por correo electrónico, registrarse: evangeliodeldia.org

Oración por el XIX Capitulo General

Dios, Uno y Trino, confiando en la intercesión de la 
Inmaculada Virgen María, de nuestra Fundadora la Madre
Eufrasia, de la Beata María Pierina y de tantas Hermanas que
han entregado su vida al servicio de la Iglesia y de nuestra
Congregación, te encomendamos
el próximo Capítulo General
Electivo.
Que el Espíritu Santo sea luz y guía, para que este
acontecimiento eclesial reavive la ardiente llama
de su hermoso
carisma mariano.
Pedimos la gracia de que la familia religiosa de las Hijas
de la Inmaculada Concepción encuentre siempre su fuerza en
María Santísima, proclame a Jesús como su mayor Amor, se
entregue con renovado entusiasmo y fraterna unidad por la
gloria de Dios y el bien de los hermanos. Amén.

Rezando voy

Oramos con el Papa Francisco